jueves, 22 de octubre de 2009

Terminó su guerra, los pies en la tierra,
y su mano a un corazón.
Su pensar tranquilo, su pena un olvido,
y su alma una pasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario